Podcasts de historia

Liberation-sud

Liberation-sud

El grupo de resistencia Liberation-sud fue establecido por un grupo de franceses que incluía a Emmanuel d'Astier, Lucie Aubrac y Raymond Aubrac. El primer grupo importante de la Resistencia francesa que surgió después de la ocupación alemana, comenzó a publicar Liberación en julio de 1941. Con el apoyo de Daniel Mayer y el clandestino Partido Socialista, el grupo Liberation-sud creció rápidamente.

En 1942, Emmanuel d'Astier entabló conversaciones con Jean Moulin sobre la posibilidad de unir a todos los grupos de resistencia que trabajaban en Francia. Después de mucha discusión, Moulin convenció a los ocho principales grupos de resistencia para que formaran el Conseil National de la Resistance (CNR). Esto incluyó Liberation-sud de D'Astier, así como Combat (Henry Frenay), Francs-Tireur (Jean-Pierre Lévy) (Francs-Tireur), National Front (Pierre Villon), Comité d'Action Socialiste (Pierre Brossolette) y Armée. Secreto (Charles Delestraint).

Estos tres movimientos nacieron de forma espontánea e independiente de la iniciativa de unos pocos patriotas franceses que tenían un lugar en los viejos grupos y partidos políticos. Empezaron a imponerse en diferentes fechas, poco después de la conclusión del armisticio, sin embargo, y como reacción contra este instrumento de sumisión al enemigo. En un principio, sus actividades consistieron en difundir por canales clandestinos y en un ámbito bastante restringido folletos de propaganda mecanografiados en cada ocasión importante (discurso del Sr. Churchill, del presidente Roosevelt, discursos del general de Gaulle, destacadas operaciones militares, etc.), o en todas las ocasiones que requirieran una actitud rebelde por parte de los patriotas franceses (anexión por Hitler de Alsacia y Lorena, violación de las cláusulas del Armisticio, acuerdos celebrados en Montoire, requisa por parte de los alemanes, etc.).

A continuación, con el desarrollo de los medios materiales y el aumento de la adhesión de partidarios dispuestos, pudieron publicar artículos auténticamente editados a intervalos tolerablemente regulares. Ahora, desde hace varios meses, cada grupo ha estado publicando en una fecha fija uno o varios artículos impresos además de panfletos y volantes.

Liberación, el órgano del movimiento Liberación, se dirige más particularmente a los círculos obreros. Una gran parte está dedicada a los problemas sociales, y sus líderes están en la actualidad en contacto con cierta persona, que ha mantenido una gran influencia en los círculos sindicalistas.


Organizaciones similares o similares a Libération-sud

Grupo de resistencia activo entre 1940-1944 y creado en la Zona Franca de Francia durante la Segunda Guerra Mundial para luchar contra la ocupación nazi mediante operaciones coordinadas de sabotaje y propaganda. Wikipedia

Grupo de Resistencia francesa contra la ocupación alemana de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Compuesto esencialmente por trabajadores ferroviarios franceses de la SNCF y desempeñado un papel activo en la Resistencia francesa. Wikipedia

Grupo de Resistencia Francesa Libre, que luchó contra la ocupación alemana de Francia en 1940-1944 en la Segunda Guerra Mundial. También dado al conflicto militar que opuso a los guerrilleros de la Resistencia a las fuerzas alemanas, de Vichy y Milice. Wikipedia

Colectivamente responsable de la impresión de folletos, folletos, periódicos e incluso libros en secreto en Francia durante la ocupación alemana de Francia en la Segunda Guerra Mundial. Se utilizó para difundir las ideas de la Resistencia francesa en cooperación con los franceses libres, y jugó un papel importante en la liberación de Francia y en la historia del periodismo francés, particularmente durante las Ordenanzas de Libertad de Prensa de 1944. Wikipedia

Gran movimiento de la Resistencia francesa creado en la zona no ocupada de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Uno de los ocho grandes movimientos de resistencia que constituyeron el Conseil national de la Résistance. Wikipedia

Los Maquis españoles fueron guerrilleros españoles exiliados en Francia después de la Guerra Civil Española que continuaron luchando contra la España franquista hasta principios de la década de 1960, llevando a cabo sabotajes, robos (para ayudar a financiar la actividad guerrillera), ocupaciones de la embajada española en Francia y asesinatos de franquistas. , además de contribuir a la lucha contra la Alemania nazi y el régimen de Vichy en Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Refiriéndose a la contribución de los maquis españoles al movimiento de resistencia francés, Martha Gellhorn escribió en The Undefeated (1945): Wikipedia

Profesora de historia francesa y miembro de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Agregación de la historia, y en 1939 se casó con Raymond Samuel, quien pasó a ser conocido como Raymond Aubrac. Wikipedia

Miembro de la Resistencia francesa oponiéndose a la ocupación nazi de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Destacado por su juventud, murió a los seis años, y es considerado como el héroe de resistencia más joven de Francia. Wikipedia


Frente Moro de Liberación Nacional

En Mindanao, los seguidores del Islam, denominados moros o moros por los españoles durante el período colonial, constituyen una parte considerable de la población.

Nur Misuari fundó el Frente Moro de Liberación Nacional (MNLF) en 1971, con el objetivo de luchar contra el estado filipino por una nación Moro independiente.

Una intervención de la Organización de la Conferencia Islámica respaldada por la ONU - más tarde llamada Organización de Cooperación Islámica - llevó a la firma del Acuerdo de Trípoli en Libia en 1976. Este acuerdo, sin embargo, no se mantuvo.

En 1986, la presidenta Corazón Aquino se reunió personalmente con Misuari para sostener conversaciones. En 1989, la Sra. Aquino firmó una ley que otorgó a las áreas predominantemente musulmanas en la región un grado de autogobierno, estableciendo la Región Autónoma en Mindanao Musulmán (ARMM).

La ARMM está compuesta por las provincias continentales de Maguindanao y Lanao del Sur, y las provincias insulares de Sulu, Tawi-Tawi y Basilan.

Pero el importante acuerdo de paz con el MNLF se firmó en 1996, con el presidente Fidel Ramos. Esto allanó el camino para que Misuari se postulara para el cargo y fue elegido gobernador del ARMM ese mismo año.

Sin embargo, su mandato terminó en violencia en noviembre de 2001, cuando lideró un levantamiento fallido. Posteriormente fue encarcelado, pero finalmente liberado, en 2008.

En febrero de 2005, partidarios leales a Misuari lanzaron una serie de ataques contra las tropas del ejército en Jolo, la mayor de las islas Sulu.

Se pensó que el detonante de la violencia fue el lanzamiento de una enorme operación militar contra el grupo armado musulmán Abu Sayyaf, que presuntamente tiene vínculos con la facción Misuari.

En agosto de 2007, el grupo dijo que estaba detrás de una emboscada a las tropas en Jolo, que provocó cerca de 60 muertes.

En 2008, Misuari fue destituido como presidente del MNLF. Muslimim Sema lo sucedió.

A lo largo de los años, se cree que el MNLF se ha debilitado y muchas facciones se han separado del grupo principal.


Nuestra historia

Desde el principio

¡Comptoir Sud Pacifique se renueva! Nuevas etiquetas azules y elegante gorra plateada para presentar las nuevas colecciones.

¡Comptoir Sud Pacifique se renueva! Ahora empaquetado en botellas de vidrio para una apariencia elegante y moderna.

Comptoir Sud Pacifique profundiza en los misterios de Oriente Medio y crea cuatro aromas Oud: Aouda, Nomaoud, Oud Intense y Oud de Nuit.

Comptoir Sud Pacifique desarrolla una base de fans de celebridades internacionales con celebridades como Cher, Britney Spears, Nicole Kidman, Jessica Simpson y Charlotte Ronson.

Se crea el superventas número 1 Vanille Abricot. Muy popular para mujeres de todas las edades y adorado por hombres en todas partes. Vanille Abricot se convierte en una de las favoritas de las celebridades.

La primera fragancia de Vainilla de Comptoir Sud Pacifiques nace seduciendo a toda una generación joven, lo que contribuye en gran medida a la reputación de la marca.

Los & quot; años del color & quot; nacen una mezcla de colores turquesa y beige que rápidamente dominaron las colecciones.

La primera tienda Comptoir Sud Pacifique abre sus puertas en una de las calles más prestigiosas de París, 17 Rue de la Paix.

Los aromas originales están preciosamente sellados en botellas de metal, réplicas en miniatura de las que se utilizan para enviar aceites esenciales.

Pierre y Josée Fournier hicieron su primer viaje a las islas de la Polinesia. las impresiones duraderas de ese primer viaje reforzaron el deseo de Fournier & # x27 de ser diferente a través del exotismo y el refinamiento de sus fragantes creaciones.


Las especificidades de la historiografía de la resistencia: realidades y representaciones

Desde 1944 hasta principios de la década de 1980 prevaleció la idea de que como actividad clandestina la resistencia necesariamente poseía pocos archivos. Sin embargo, esto fue solo parcialmente así, y la suposición persistió principalmente porque muchos archivos estaban cerrados. También había una convicción generalizada de que solo una minoría había participado en la actividad clandestina: el público en general sabía, en el fondo, que la resistencia siempre había sido dominio exclusivo de una minoría, una especie de élite. Nota a pie de página 12 Todos estuvieron de acuerdo en que, por lo tanto, los testimonios orales eran cruciales. De hecho, se crearon dos comités oficiales en octubre de 1944 y junio de 1945 con el fin de preservar el conocimiento necesario para escribir la historia futura de la resistencia, la nota al pie 13 se fusionó posteriormente en 1951 para convertirse en el Comité de Historia de la Segunda Guerra Mundial (Comité d’histoire de la deuxième guerre mondiale CH2GM). Bajo la supervisión de Édouard Perroy, profesor de historia medieval en la Universidad de Lille y antiguo opositor, estos dos comités recopilaron más de 2.000 testimonios de resistentes, en su mayoría entre 1945 y 1947. Todavía en las décadas de 1980 y 1990 nadie estudió la resistencia francesa sin utilizando estas fuentes y realizando su propia historia oral. En la década de 1980, por ejemplo, aquellos de nosotros que estudiamos un movimiento de resistencia, como Alya Aglan, Olivier Wieviorka y yo, reunimos tantos testimonios como pudimos. Nota a pie de página 14 Sin embargo, este período pertenece ahora al pasado. Hemos llegado a un punto de inflexión: los últimos resistentes están desapareciendo rápidamente, con menos de cinco Compagnons de la libération todavía vivos en agosto de 2018 (de aproximadamente 700 en 1945). Nota al pie 15

Otra influencia muy particular en la historiografía de la resistencia ha sido el axioma de que solo aquellos que participaron en el movimiento están adecuadamente calificados para escribir sobre él: a diferencia de otros momentos heroicos de la historia del siglo XX, la resistencia fue una aventura clandestina y elusiva íntimamente conocida solo por su miembros. Durante al menos treinta años, el resultado de este axioma fue que los historiadores de la resistencia tendían a ser antiguos resistentes. Para muchos fue un período crucial en sus vidas: no es de extrañar, por tanto, que escudriñen todo lo publicado sobre el tema y reaccionen con tanta fuerza cuando no estén de acuerdo. Esta superposición -se podría decir incluso confusión- de actores e historiadores duró un tiempo considerable. De hecho, los antiguos resistentes han seguido desempeñando un papel clave, siendo Jean-Louis Crémieux-Brilhac, con mucho, el mejor historiador de Free France Footnote 16 y Daniel Cordier un importante contribuyente al conocimiento de la resistencia vista desde arriba (la Résistance des chefs) a través de sus libros sobre Jean Moulin, su jefe durante un año durante la propia resistencia. Nota al pie 17

Por razones políticas e ideológicas, los comunistas se esforzaron por hacer sentir su presencia en este campo historiográfico. Debido a la Guerra Fría, querían que se reconociera e incluso se magnificara su participación en la resistencia. Obsesionados con el período nebuloso entre 1939 y 1941, cuando el aparato del partido vinculado a Moscú no estaba comprometido con la resistencia abierta, se esforzaron, aunque fracasaron, por controlar la historia que se escribía. Nota a pie de página 18 En la práctica, la memoria gaullista triunfó gradualmente sobre su contraparte comunista. Nota al pie 19

Sin embargo, incluso más allá de esta consideración, la historiografía de la resistencia ha conservado un estatus muy particular e incluso precioso, vinculado al supuesto de que debe escribirse sólo con el mayor cuidado y respeto. Sin duda, muchos de los libros que se publicaron sobre el tema desde la década de 1950 hasta finales de la de 1970 fueron trabajos académicos serios y confiables. Nota a pie de página 20 Sin embargo, es sorprendente notar que permanecieron al margen metodológico de los nuevos enfoques entonces dominantes en la escritura de la Historia, sobre todo con el éxito de la Annales colegio. Por el contrario, la historiografía de resistencia mantuvo un enfoque fuertemente positivista.

Un cambio importante ocurrió a principios de la década de 1980, cuando se fundó un nuevo laboratorio para reemplazar el CH2GM que había controlado el campo desde la década de 1950: el Instituto de Historia Contemporánea (Institut d'Histoire du Temps Présent IHTP). Como fundador y director de este nuevo laboratorio, François Bédarida optó por insistir en una reflexión teórica sobre la historia de la actualidad. En particular, hizo hincapié en que no se podía escribir una historia todavía viva en la memoria sin meditar sobre las dificultades que todo historiador inevitablemente encontraría en ese camino. Nota a pie de página 21 Aquí trabajó en estrecha colaboración con uno de los principales especialistas en la resistencia francesa, Jean-Pierre Azéma. Nota a pie de página 22 Paralelamente, una nueva generación de académicos también se estaba acercando a este campo historiográfico, lo que inició un cambio sustancial adicional. La mayoría de estos académicos encontraron una especie de refugio logístico e intelectual en el IHTP, que era un centro de investigación extremadamente acogedor, atractivo y eficiente. Esta generación - el término se utiliza aquí no para implicar proximidad en la edad, sino más bien para denotar un conjunto compartido de preguntas y enfoques - trabajó en temas como la opinión pública, incluidas las representaciones y lo que se describe como "lo imaginario" ("l'imaginaire', Pierre Laborie), nota al pie 23 la sociología de la resistencia (Jacqueline Sainclivier), nota al pie 24 publicaciones clandestinas (François Marcot), nota al pie 25 extranjeros en la resistencia francesa y el papel de la policía parisina (Denis Peschanski), nota al pie 26 resistencia y vida cotidiana (Dominique Veillon), nota al pie 27 resistencia vista desde abajo (Jean-Marie Guillon), nota al pie 28 enfoques antropológicos de la resistencia francesa (Rod Kedward) nota al pie 29 y resistencia en una localidad específica (por ejemplo, John Sweets, que se centró de cerca en Clermont -Ferrand). Nota a pie de página 30 Durante la década de 1990, estos historiadores organizaron una serie de seis conferencias que revisaron profundamente la historia de la resistencia francesa. Nota a pie de página 31 Estos se centraron en tres aspectos: primero, un intento de dar algunos elementos de definición a lo que llamamos la resistencia, segundo, la resistencia vista desde abajo, una especie de "résistance au village'Nota 32 y tercera, una comparación con otras resistencias en países europeos. Lo que emergió gradualmente fue una historia más conceptual y más compleja.

Al mismo tiempo, estos especialistas en la historia de la resistencia francesa en Francia también se volvieron cada vez más independientes del IHTP. Aunque la escritura de esta historia continuó avanzando, también se fragmentó, tal vez como era de esperar, dada la evolución de la disciplina en su conjunto. Los resultados de este movimiento de renovación culminaron en 2006 con la Dictionnaire de la Résistance. Nota al pie 33

En este punto, me gustaría enfatizar algunas de las nuevas direcciones más prometedoras tomadas en los últimos años. Estos enfoques originales han sido a menudo el sello de los jóvenes académicos supervisados ​​por varios historiadores académicos de primer nivel. El tiempo en el que todo el campo de la historiografía de la resistencia estaba abarcado por una sola institución, ya sea el CH2GM bajo la dirección de Henri Michel entre 1951 y 1980, o más recientemente el IHTP, claramente ha pasado, y la investigación ahora depende más estrechamente de la personalidad. intereses y curiosidad del investigador individual. En este sentido, la "tercera generación" de estudiosos de la resistencia parece tener una mente más abierta y más libre que sus predecesores (incluyéndome a mí). En parte, esto puede atribuirse a un declive en la centralización profundamente arraigada por la que Francia es tan conocida, en parte a un cambio dramático en las cuestiones planteadas al pasado por el presente.


NUESTRA MISIÓN E HISTORIA DE AMPLIFICADORES

Fundada en 1989 por un grupo de cinco mujeres del sur de Asia, Anannya Bhattacharjee, Mallika Dutt, Tula Goenka, Geetanjali Misra y Romita Shetty, que provenían de diversos campos profesionales como la banca, el cine, el derecho y la salud pública. Sakhi, que significa "mujer amiga", fue creado para satisfacer una necesidad crítica. A pesar de la abundancia de centros religiosos y culturales, asociaciones profesionales y grupos étnicos específicos dentro de la gran población de inmigrantes del sur de Asia de Nueva York, no había lugar para que las sobrevivientes abordaran el tema de la violencia de género, a menudo silenciado. A través de los esfuerzos de Sakhi para servir a los sobrevivientes y movilizar a los miembros de la comunidad para condenar el abuso, Sakhi ha cambiado la conversación sobre la violencia de género en nuestra comunidad. Margaret Abraham, autora de Hablando de lo indecible: violencia marital entre inmigrantes del sur de Asia en los Estados Unidos , ha señalado, “Lo que hizo Sakhi fue reunir temas relacionados con la etnia y el género, que anteriormente no se discutían en nuestras comunidades. Cambiaron la violencia doméstica de un problema familiar privado a un problema social público ”.


Femmes Résistantes: Guerreros anónimos de la Segunda Guerra Mundial

Para que no lo olvidemos, los valientes e intrépidos combatientes de la resistencia de la Segunda Guerra Mundial contaban entre ellos a numerosas mujeres, de todos los ámbitos de la vida. Jennifer Ladonne mira algunas de sus historias.

En un hermoso día de mayo de 2015, el presidente François Hollande, de pie en los enormes escalones del Panteón de París, frente a cuatro ataúdes cubiertos con el tricolor francés, rindió homenaje a cuatro héroes de la Resistencia francesa en el 70 aniversario del fin del Segundo Mundo. Guerra. Un evento relativamente poco notable, excepto por el hecho de que dos de los renombrados luchadores de la resistencia que estaban a punto de unirse a figuras históricas como Voltaire y Zola en el famoso monumento francés "a los grandes hombres" eran, de hecho, grandes mujeres.

Antes de este día en 2015, solo otras dos mujeres habían logrado ingresar: la esposa de un digno gran que insistió en su presencia y Marie Curie, honrada en 1995.

El presidente François Hollande fuera del Panteón en París en mayo de 2015. Crédito de la foto © Alamy

Las dos homenajeadas, Germaine Tillion y Geneviève de Gaulle-Anthonioz, comenzaron su trabajo de resistencia en el Musée de l’Homme de París. Tillion ya era una destacada antropóloga, y De Gaulle, sobrina del famoso general, era una estudiante universitaria enfurecida por el armisticio del mariscal Pétain con los nazis en junio de 1940. En el curso de su trabajo, ambas mujeres fueron capturadas y sobrevivieron a los horrores de Alemania. Campo de concentración de Ravensbrück. Tillion escapó en 1945, y De Gaulle, que se mantuvo con vida solo como moneda de cambio potencial gracias a su ilustre nombre, fue rescatada en abril de 1945. Ambas mujeres pasaron el resto de sus largas vidas (Tillion murió en 2008 a la edad de 100 años). y De Gaulle-Anthonioz en 2002, 81 años) como activistas comprometidos y figuras ilustres de la política y las letras francesas.

Germaine Tillion, quien fue honrada en el Panteón en 2015. Crédito de la foto © MRN Photos

El gesto tan esperado de Hollande satisfizo y decepcionó a las feministas e historiadoras francesas, que esperaban ver a cuatro mujeres distinguidas ese día. Muchos lo consideraron una exigua expiación por una omisión que aún no se ha rectificado ni en los libros de historia ni en la mente del público. En un movimiento que exigía el anonimato por su propia naturaleza, los roles de las mujeres eran los más anónimos de todos. Sin embargo, su trabajo impregnaba todos los aspectos de la resistencia. Las mujeres asumían voluntariamente cualquier tarea que se les ofreciera a los hombres, por peligrosa que fuera, desde la distribución de periódicos clandestinos y el espionaje hasta los lanzamientos en paracaídas y el combate armado. Al mismo tiempo, las mujeres desempeñaban todos los roles de su dominio tradicional al servicio de la causa - cuidadoras, enfermeras, proveedoras de comida y refugio, costureras, secretarias - tareas mundanas que resultarían cruciales para el esfuerzo de resistencia y que muchos hombres no podrían. t - o no - asumiría.

Si las atrapaban, las mujeres resistentes sufrían el mismo destino que sus homólogos masculinos. Los campos de internamiento y concentración estaban llenos de résistantes, quienes fueron sometidos a las mismas palizas, torturas y ejecuciones que los hombres, sin embargo, las mujeres resistentes eran mucho más vulnerables a que sus hijos y seres queridos fueran tomados como rehenes, golpeados brutalmente o asesinados ante sus ojos para inducirlas a hablar. Muchos resistentes, tanto mujeres como hombres, comentaron después de la guerra que las mujeres resistieron mejor que los hombres bajo tortura.

Las mujeres realizaron todo tipo de tareas durante la guerra. Crédito de la foto © MRN Photos

Heroínas encubiertas

Hay muchísimas más heroínas francesas de las que jamás podrían empaquetarse en el Panteón. Entonces, ¿por qué se han pasado por alto o se han ignorado en gran medida? Lamentablemente, por todas las razones obvias, pero también porque, como observó Margaret Collins Weitz mientras realizaba docenas de entrevistas personales con los resistentes para su libro Hermanas en la Resistencia: Cómo las mujeres lucharon por la libertad de Francia 1940-1945Sin importar el peligro, las mujeres no se veían a sí mismas haciendo nada particularmente “heroico” o incluso fuera de lo común.

Tampoco muchos hombres los vieron de esa manera, incluidos aquellos con amplia evidencia de lo contrario. Después de la liberación, el general de Gaulle, que había pasado la duración de la guerra liderando su movimiento de resistencia Francia Libre desde la relativa seguridad de Londres, publicó una lista de 1.038 héroes de la resistencia, solo seis eran mujeres. De Gaulle, lento para reconocer los numerosos movimientos de resistencia que surgieron después de la colaboración de Pétain en Vichy, admitió a mujeres en su propia organización a regañadientes y con retraso, a instancias de sus compatriotas franceses y británicos.

Un mural de Germaine Tillion y Geneviève de Gaulle-Anthonioz en las contraventanas de una librería en París & # 8217s 20th arrondissement. Crédito de la foto © Alamy

Pero si De Gaulle se mostró reacio, otros líderes no lo fueron. Georges Loustaunau-Lacau, un mayor y oficial de inteligencia francés que había anticipado la debilidad militar de Francia ante la agresión nazi y la capitulación de Pétain, tuvo la previsión de reclutar a Marie-Madeleine Fourcade, primero en 1936 en su editorial, luego, después de su arrestado en 1941, como su reemplazo al frente de la red de espías Alliance. No se puede subestimar la audacia de elegir a una mujer para que dirija una de las redes de espionaje más importantes de la guerra. Pero con un coche, una licencia de piloto, un buen trabajo y un buen pedigrí, Fourcade no era una mujer corriente. Formada por una infancia aventurera en Shanghái, esta elegante parisina también "nació con privilegios y es conocida por su belleza y glamour", relata Lynne Olson en su thriller de la vida real: La guerra secreta de Madame Fourcade. Férreo e ingenioso, Fourcade, de 32 años, también era un maestro del disfraz, lo que resultó útil en más de una ocasión. Entre sus muchas hazañas espeluznantes, sobrevivió a una noche helada metida en una bolsa de correo en un vagón de tren y escapó dos veces de la Gestapo, una vez pidió permiso a un sacerdote para tomar las pastillas de cianuro que llevaba antes de encontrar la manera de exprimirla. cuerpo desnudo por una ventana enrejada.

Como señaló el jefe del M16 de Gran Bretaña, el combatiente de la resistencia promedio duró seis meses en el campo antes de ser capturado o asesinado. Fourcade duró cuatro años, y en el punto más alto de Alliance comandó a 3.000 miembros activos. Bajo su liderazgo, Alliance proporcionó a las fuerzas británicas y aliadas parte de la inteligencia más crucial de la guerra, incluida la ubicación de una nueva superama nazi, el cohete V2, que bien podría haber revertido el resultado de la guerra, gracias a una mujer.

La agente de Fourcade, Jeannie Rousseau, una bonita joven de 20 años graduada de una universidad de élite que hablaba alemán con fluidez, presentó una solicitud en la sede de los nazis en Bretaña para el puesto de traductora. La inteligencia que reunió, debido al descuido de los oficiales nazis desarmados por este rubio encantador y aparentemente inocente, permitió a los aliados destruir el sitio de armas alemán.

Las mujeres mantuvieron su vida diaria. Crédito de la foto © Alamy

Aunque Fourcade era la única líder femenina de una importante red de resistencia, docenas más ocuparon puestos de incalculable importancia para el esfuerzo. Berty Albrecht, cofundador y potencia detrás de la importante organización clandestina Combat, creó y supervisó su sección de servicios sociales para brindar el apoyo que tanto necesitaban a las esposas e hijos de los agentes capturados, un modelo que otros grupos clandestinos copiaron fácilmente. Debido a la extrema escasez de alimentos, ropa, zapatos, bicicletas y las necesidades básicas de la vida, todas requisadas por los nazis, la iniciativa de Albrecht resultó vital, especialmente después de la deportación masiva de hombres franceses a Alemania en el programa de trabajo forzoso obligatorio del gobierno de Vichy (STO ), iniciado en 1942. También cofundó la revista Combate (cuyos colaboradores incluyeron a Jean-Paul Sartre y Albert Camus), que fue editado por su amiga Jacqueline Bernard hasta el arresto de Bernard en 1944. Una activista incansable y feminista antes de la guerra, Albrecht fue una defensora de las causas sociales incluso después de su captura en 1942. redactando un informe sobre las espantosas condiciones de la prisión francesa donde se encontraba recluida. Casada antes con un banquero en Londres, Albrecht bromeó mientras limpiaba los baños de la prisión sobre cómo había compartido una modista con la reina.

Aunque Albrecht logró un atrevido escape con la ayuda de su hija, fue recapturada por la Gestapo cinco meses después, en mayo de 1943. Para evitar el riesgo de divulgar su vasto conocimiento encubierto bajo tortura, se suicidó.

Lucie y Raymond Aubrac. Crédito de la foto © MRN Photos

Lucie Aubrac, otra cofundadora de una importante red de resistencia, Libération-sud, con su esposo Raymond Aubrac, y fundadora de la revista clandestina Liberación, fue una de las pocas mujeres en portar armas, incluso estando embarazada. Aubrac ayudó a organizar ataques de sabotaje ferroviario y llevó a cabo una atrevida misión de rescate armado para liberar a su esposo, junto con otros 15 prisioneros, de una cárcel de Vichy.

Weitz señala que a pesar de su valentía, Aubrac creía que "las mujeres que escondían los brazos tenían una asignación mucho más peligrosa que ella como líder de un escuadrón de asalto" # 8230 Los ataques fueron rápidos y pronto terminaron, mientras que las campesinas pasaron meses sin saber cuándo el enemigo podría descubrir sus escondites de armas. Tenían que vivir a diario con ese miedo ”. Aubrac sobrevivió a la guerra, convirtiéndose en la primera mujer en servir en el parlamento francés, nombrada por De Gaulle en 1944 por su contribución a la causa.


Francia

La Wehrmacht irrumpió en Francia el 10 de mayo de 1940 y, después de seis semanas de combate y 100.000 franceses muertos, logró la victoria. Los soldados nazis marcharon por las calles parisinas y se desplegaron estandartes con la esvástica sobre la ciudad que había simbolizado la resistencia aliada en el continente. 1.8 millones de soldados franceses se convirtieron en prisioneros de guerra, muchos de los cuales no regresaron hasta 1945.

Esta fue una calamidad para las fuerzas de resistencia en toda Europa que esperaban un final temprano de la guerra. Tan aplastante fue la derrota que el escritor francés de la resistencia Jean Bruller (AKA Vercors) predijo que los alemanes podrían permanecer en Francia durante un siglo.

Francia fue dividida, el norte bajo la ocupación alemana y el sur de la llamada "Zona Franca" administrada por un nuevo gobierno con sede en Vichy bajo el mando del mariscal Pétain. El mandato de Pétain se definió por la impotencia y la colaboración, y en noviembre de 1942, toda Francia estaba ocupada. El armisticio de Pétain fue recibido inicialmente con gran alivio. Los recuerdos de la Primera Guerra Mundial cobraron gran importancia y, en comparación con las salvajes depredaciones en el Este, la ocupación fue, en los primeros días, relativamente moderada.

Sin embargo, la vida bajo la bota nazi pronto hizo que la opinión se volviera decisiva contra Pétain. El desempleo era generalizado y el control alemán de la agricultura francesa provocó privaciones masivas y hambre en pueblos y ciudades, lo que retrasó el crecimiento de los niños hasta en 11 cm. Francia se convirtió en un estado policial brutal, y entre marzo de 1942 y julio de 1944, 75.000 judíos fueron deportados a campos de exterminio. En enero de 1943, el grupo paramilitar de extrema derecha Milice Française se formó para cazar judíos y resistentes, que suman 30.000 en su apogeo. Los castigos se volvieron cada vez más duros, con un estimado de 30.000 franceses muertos en ejecuciones contra la resistencia.

Las fuerzas de la resistencia recibieron cada vez más apoyo del gobierno francés en el exilio y del Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE)

En este contexto conflictivo, la resistencia francesa diversa, polifacética y fluida cobró vida. A partir de 1942, las fuerzas de la resistencia recibieron cada vez más apoyo del gobierno francés en el exilio y del Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE), que envió a más de 470 operativos y arrojó suministros por aire al país. Sin embargo, como escribe el historiador Olivier Wieviorka, durante los primeros años, sin la dirección de Londres, estos grupos tuvieron que "inventar los términos de su batalla por sí mismos". Al hacerlo, “inventaron un tipo original de organización, el movimiento de resistencia”, una fuerza de voluntarios que participan en numerosas formas de batalla.

Tales formas incluían: decenas de miles de partisanos armados en los bosques y montañas una prensa clandestina, circulando dos millones de periódicos al mes elaboradas líneas de escape que permitieron a miles de personal de servicio aliado regresar a Gran Bretaña cientos de miles marchando en manifestaciones agencias de inteligencia que pasaron el Información vital de aliados e individuos valientes que salvaron judíos.

La resistencia francesa incluyó a personas de todas las clases, y muchas tendencias políticas y nacionalidades, por ejemplo, los mineros del carbón polacos lucharon junto a los franceses en el norte, y hasta 60.000 refugiados españoles del régimen fascista de Franco reanudaron su antifascismo en un nuevo país. En total, hasta 500.000 personas extraordinariamente valientes lo arriesgaron todo para combatir activamente el régimen de Vichy y el Tercer Reich.


Opioides para el dolor crónico en pacientes con antecedentes de trastornos por consumo de sustancias & # 8211 Parte 1: Evaluación e inicio

¿Cuándo es apropiado usar opioides en el entorno de cuidados paliativos para un paciente con antecedentes de trastorno por uso de sustancias (TUS)? Esta Hecho rápido aborda las estrategias para iniciar el uso de opioides en pacientes con antecedentes de SUD Fast Fact # 312 abordará las mejores prácticas para monitorear los opioides en estos pacientes.

Definiciones:

SUD: un patrón desadaptativo de uso de sustancias que conduce a un deterioro o angustia clínicamente significativos.

Conductas farmacológicas aberrantes: conductas relacionadas con la medicación que se apartan de la estricta adherencia al plan terapéutico de atención prescrito.

Adicción: participación abrumadora con la adquisición y el uso de una droga, caracterizada por: pérdida de control, uso compulsivo de drogas y uso a pesar del daño (ver Datos rápidos # 68, 69).

Desviación: la transferencia ilegal de una sustancia farmacéutica controlada de la persona a la que se le recetó a otra persona para su uso. Los pacientes con TUS tienen un mayor riesgo de desviación de opioides.

Riesgos de la terapia con opioides en pacientes con antecedentes de TUS:

  • Incapacidad para lograr una analgesia eficaz debido a la tolerancia a los opioides.
  • Los efectos adversos de los opioides cuando se usan dosis más altas, incluida la sobredosis involuntaria, comportamientos aberrantes con las drogas, desviación, delirio e incluso la muerte.

Selección de pacientes: El objetivo es garantizar que la prescripción de opioides sea segura, eficaz y no contribuya al empeoramiento de un TUS. Opioids for acute severe pain (such as hospitalization for a broken bone) can be used in a closely monitored setting. Patient selection for moderate-to-severe chronic pain is more complex and involves the interplay of:

  • Prognosis of the serious illness
  • Status of the SUD: in recovery vs. active substance abuse
  • Pain severity/risk of adverse opioid effects.

Except those with a limited prognosis (e.g. < 2 months) or with an acute pain problem (e.g. bone fracture), we do not recommend starting opioidsfor patients who are actively using drugs to maintain a SUD (heroin, cocaine, methamphetamine, alcohol, prescription drugs). Marijuana use should be evaluated on a case-by-case basis. Patients with a more distant history of SUD, those who are established in a substance abuse treatment program, and those with aberrant drug behaviors without evidence of a SUD should be evaluated carefully in terms of risk. Long-term opioids for selected non-life-threatening conditions are potentially harmful (e.g. chronic headaches, fibromyalgia, chronic lower back pain, osteoarthritis) (4). The risks likely outweigh the benefits.

Initial Pain Assessment: The initial assessment is similar to patients without previously identified SUDs in that a comprehensive identification of the type of pain and its etiology is pivotal. Clinicians should:

  • Perform a careful history of past, present, and quantity of tobacco, alcohol, recreational drug use, and prescription drug misuse. Use a validated screening tool to stratify risk of opioid misuse (FF #244).
  • Differentiate active substance use, at-risk behaviors, recovery, and enrollment in a treatment program.
  • Evaluate for potentially treatable psychiatric disorders such as depression and anxiety, which are common both in chronic pain and those with SUDs.
  • Assess for current use of sedatives (like muscle relaxants and benzodiazepines).

Initial Opioid Management

  • Describe treatment expectations. Opioids will not completely eradicate pain and their effect on both pain and function may only be short term (4).
  • Counsel the patient on the associated risks of opioid therapy for patients with chronic pain and a history of SUD including addiction, overdose, delirium, and death (10).
  • Though access can be limited, ideally patients with an active SUD and chronic pain should be referred to an addiction medicine specialist (4). Multi-disciplinary teams engaging social workers, and mental health professionals can enhance treatment adherence and social support (5). See Fast Fact #127.
  • Use an opioid agreement at initiation of therapy to delineate safe practices and when opioids would be discontinued. Specify the consequences related to the presence of illicit drugs on a urine drug screen (UDS), requests for early refills, or attempts to obtain controlled substances from other clinicians.
  • For patients on maintenance therapy for opioid addiction such as buprenorphine or methadone, discuss the care plan with the addiction treatment program. If opioids are agreed to be appropriate, be prepared that higher doses may be needed to achieve therapeutic expectations (6,7).
  • Published data and expert opinion on the use of long acting opioids in SUDs offer conflicting advice (4,5,8). One study has shown a higher rate of unintentional overdose with long-acting opioids, most pronounced in the first 2 weeks after initiation (9). This may suggest clinicians have a difficult time identifying patients who misuse long-acting opioids.
  • A 1-2 week course of short-acting opioids with a follow up date less than 2 weeks may be the safest initial regimen. If available, offer a rescue naloxone prescription and opioid overdose education.
  • Combination opioid agonist/antagonist therapy (e.g. oxycodone/naloxone, buprenorphine/naloxone) under the guidance of a pain specialist has shown promise in the treatment of patients with SUD.
  1. Tsang A, Von Korff MV, Lee S, et al. Chronic pain conditions in developed and developing countries: gender and age differences and comorbidity with depression-anxiety disorders. Pain. 2008 9(10): 883-891.
  2. Morasco BJ, Gritzner S, Lewis L, et al. Systematic review of prevalence, correlates, and treatment outcomes for chronic non-cancer pain in patients with comorbid substance use disorder. Pain. 2011 152(3):488-97.
  3. Merikangas KR, McClair VL. Epidemiology of substance use disorders. Human Genetics. 2012. 131:779-789.
  4. Franklin, GM. Opioids for chronic noncancer pain: A position paper of the American Academy of Neurology. Neurología. 201483:1277-1283.
  5. Passik SD, Kirsh KL. Opioid therapy in patients with a history of substance abuse. CNS Drugs. 2004 18(1):13-25.
  6. Compton P, Charuvastra VC, Ling W. Pain intolerance in opioid-maintained former opiate addicts: effect of long-acting maintenance agent. Drug Alcohol Depend.200163:139-146.
  7. Doverty M, White JM, Somogyi AA, et al.Hyperalgesic responses in methadone maintenance patients. Pain.2001 90:91-96.
  8. Chang Y and Compton P. Management of chronic pain with chronic opioid therapy in patients with substance use disorders. Addiction Science & Clinical Practice. 2013. 8:21. http://www.ascpjournal.org/content/8/1/21.
  9. Miller M, Barber CW, Letherman S, et al. Prescription opioid duration of action and the risk of unintentional overdose among patients receiving opioid therapy. JAMA Internal Medicine. 2015 75(4): 608-615.
  10. Bohnert ASB, Valenstein M, Bair MJ, et al. Association between opioid prescribing patterns and opioid overdose-related deaths. JAMA 2011 305(13):1315-1321.
  11. Chou R, Turner JA, Devine EB, et aal. The effectiveness and risks of long-term opioid therapy for chronic pain: a systematic review for a National Institutes of Health’s Pathways to Prevention Workshop. Annals of Internal Medicine 2015 162(4):276-286.

Author’s Affiliations: University of Pittsburgh Medical Center

Version History: Originally edited by Sean Marks MD and electronically published in February 2016 updated in April 2019.

Conflicts of Interests: none reported

Fast Facts and Concepts are edited by Sean Marks MD (Medical College of Wisconsin) and associate editor Drew A Rosielle MD (University of Minnesota Medical School), with the generous support of a volunteer peer-review editorial board, and are made available online by the Palliative Care Network of Wisconsin (PCNOW) the authors of each individual Fast Fact are solely responsible for that Fast Fact’s content. The full set of Fast Facts are available at Palliative Care Network of Wisconsin with contact information, and how to reference Fast Facts.

Copyright: All Fast Facts and Concepts are published under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International Copyright (http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/). Fast Facts can only be copied and distributed for non-commercial, educational purposes. If you adapt or distribute a Fast Fact, let us know!

Disclaimer: Fast Facts and Concepts provide educational information for health care professionals. This information is not medical advice. Fast Facts are not continually updated, and new safety information may emerge after a Fast Fact is published. Health care providers should always exercise their own independent clinical judgment and consult other relevant and up-to-date experts and resources. Some Fast Facts cite the use of a product in a dosage, for an indication, or in a manner other than that recommended in the product labeling. Accordingly, the official prescribing information should be consulted before any such product is used.


Pacific Ordeal

Given the fact that this is 'Pacific' ordeal, some thoughts:
1. The US can't grow Essex-class carriers any faster, but far, far more lift is available to the Pacific now.
2. More airpower as well.
3. With total US focus on the Pacific (unless Stalin does something spectacularly stupid in Europe), the IJN could be utterly crushed by late '43 (yeah, I know I just made the point about the Essex-class, but maybe more LBA makes up for them), and the Philippines/Marianas/Formosa invaded by early 1944. This could be mean Iwo/Okinawa by mid-1944, meaning the US could contemplate Japan by late 1944, one year ahead of schedule.

And nine months - year ahead of Manhattan.

Perhaps this is the 'Ordeal' that is spoken of?

Estadista

Athelstane

Well, they *might* have been able to, if they had shunted even more other large surface ships to lower priority on the slip ways early enough in the war, possibly - but at this point, we're at mid-1943, and a ship laid down today won't be available any sooner than mid-1946 anyway.

The logistics and amphibious left will definitely be more ample now, certainly by 1944.

A lot more land-based airpower coming out east now. With veteran pilots.

I'm not sure the timeline moves up too much - Galvanic kicked off in November 1943, and that was dependent not just on amphibious lift, but having the carrier decks available to cover it. The USN also doesn't realize just how powerful its fast carrier force is becoming, and how much the IJN is struggling to rebuild its own. No amount of surrendered Nazis can change that.

The more interesting question, to my mind, is how this affects Japanese decisions. They know they now face the British and Americans alone now, without the Nazis taking much of the heat off their backs, occupation duties notwithstanding. It might even cause Koga, who was otherwise fairly conservative, to attempt to force a decisive battle earlier, before the inevitable avalanche of Anglo-American naval power - now available almost exclusively for the Pacific by 1944 - comes crashing down.

CalBear

Here is the next update.

Comments and critiques always welcome.

The number one priority for commanders in all of the Pacific theaters was for long range aircraft. The distances involved, be it from Guadalcanal to Rabaul or Bougainville or from Imphal into Burma or “over the hump” into China the distances involved in the region were staggering. Especially vocal for support was General MacArthur, who, unsurprisingly saw his effort as the primary thrust that would defeat Japan (to be fair, all Theater commanders believed the same, MacArthur was simply the most vocal and media savvy). Even Admirals Nimitz and King were clamoring for increased number of the naval version of the B-24 heavy bomber, the PB4Y-2 Privateer to use as patrol and reconnaissance platforms. With the demise of the 3rd Reich, the enormous productivity of American aircraft manufacturing facilities were suddenly available for the, until then, aircraft poor Pacific War. The production capability would allow everyone to get every aircraft they desired there should have been no issues.

It started, innocently enough, with a USN request forward from Grumman, for an increased allocation of the Pratt & Whitney R-2600 and R-2800 radial engines that powered almost everything the USN flew off a carrier deck. The Navy, not unreasonably, saw its need for enough aircraft to populate the new warships coming off the ways, and having priority over what was now a much less needed long range escort fighter like the P-47 and a light attack aircraft like the A-20. General Arnold, the head of the U.S. Army Air Forces, however, say the request as an effort to undercut his still young branch (the intent to establish an entirely independent U.S. Air Force was already fully formed, if somewhat unstated on “mixed” company) and reacted, some would say overreacted, to the request. Arnold quickly received the backing of General Marshall, who still was the final commander of Army Air Force units, no matter how independent Arnold acted, and by General MacArthur, who was intent on reducing the Central Pacific offensive that he saw as a competitor, not a partner.

Faced by the Army’s protests, Chief of Naval Operations King, who saw everyone as a rival to his service, and as interlopers into the “Navy’s War” in the Pacific, managed to top Arnold’s reaction in a Combined Chiefs of Staff meeting to the bemused horror of the British attendees. Such was the infighting among the American services that the British never bothered to add their own concerns over the allocation of aircraft or engines (the British were users of both the B-24 in a patrol role and used the Martin Baltimore, which relied on the R-2600). Instead, they were content to watch as their American “cousins” showed anything but a stiff upper lip.

Lost in the debate was that there were still needs in Europe where the wheels had begun to wobble

Both London and Washington had anticipated issues with the USSR and with the German occupation it was, however, in France that the first massive issues appeared.

The surrender left France with two governments, neither of them elected. One was the Vichy puppet government, the other the so-called “Free French” what consisted of those in the French colonies and elements of the French military who had escaped the Nazi tide as it rolled over France in a remarkable brief six-week long campaign. Heroes led both governments, Marshal Pertain, the great hero of World War 1 and General Charles de Gaulle, one of the few bright spots in the 1940 debacle. The WAllies considered Pertain’s government to be illegitimate, a construct of the Nazis (this was despite the quasi-legal way that Pertain came to power and the granting what amounted to dictatorial powers by the French Assembly). Both Churchill and Roosevelt also had concerns about de Gaulle (much of this was personal, de Gaulle was a difficult personality and both Churchill and especially Roosevelt disliked him). The American push for elections at the earliest possible moment, supported, somewhat less intensely by the British, angered de Gaulle, seeing it as unwarranted interference in France’s internal governance.

Moreover, de Gaulle nursed a serious grudge related to the actual surrender and the spring across Europe. He had been determined to have French forces liberate the symbolic regions, especially Paris, argued for it and, he believed, had received agreement. At the time of the surrender the Free French Army was almost entirely in North Africa, the Anglo-American leadership, understanding that the chance of the German Junta being itself overthrown was quite real, had not even considered waiting for the French to make the trek from Africa. As a result, the City of Lights was “liberated” by elements of the 1st Canadian Armored Division, who, per standing orders for large cities, dropped out their attached MP units and one battalion to maintain order while the rest of the division continued its steeplechase toward Germany. General de Gaulle and a company of Free French troops arrived two days later on a pair of American C-47s, landing in a pounding rainstorm, which ensured the crowd failed to match the predicted adoring throngs.

France was also unhappy with the overall size of its Zone of Occupation. France wanted at least an equal sized portion of the country to the other occupiers and was equally unhappy with the territory assigned to its forces. De Gaulle wanted all ALL of Western Germany, along a line running from Bremen to the Czech/Austrian/German borders, including the Rhineland and Bavaria and 1/3 of the German capital. He also had indicated that he wanted this region made a permanent demilitarized one with a written treaty requiring the U.S. and UK to join France in a new war against Germany if Berlin ever attempted to remilitarize the region. (Records in the French archives, released in the past three years, indicate that de Gaulle’s original plan was to demand that the British occupation zone be limited to Eastern Prussia and the U.S. zone encompassing German territory east of the Elbe.) He further wanted to require that all major decisions regarding Germany’s future be subject to consensus by the three main Allies (meaning, in this context France the U.S. and United Kingdom), something that would have given Paris (more specifically de Gaulle) a veto over all actions regarding the German state for an indefinite period of time. The Americans and British saw even the reduced demands of France to be outrageous and the height of arrogance from a government that was of shaky legitimacy and of an interim sort. The issue was resolved in what may have been the worst, if probably inevitable, manner. The Americans and British pointed out that they already had selected the zones of occupation, had large numbers of troops in place, and that France should consider its actual abilities to exercise control of a larger region with less and two divisions of troops, all of them currently armed and logistically supported by the American army. De Gaulle and his staff, quite understandably, expressed outrage at the high handedness, but were also helpless to do anything but gnash their teeth.

De Gaulle’s pride was further damaged when he was forces to ask the Canadians, who had more French speakers than any other Commonwealth contingent (and vastly more than the American forces available) to aid in reestablishing order in several cities following the establishment of drumhead courts where “collaborators with the Boche” subject to short extrajudicial trials followed by execution. Estimates are that some 5,000 individuals died in this manner. While the vengeance taken against collaborators in some cases was undoubted justified, the process quickly began to become a political purge, one that de Gaulle’s very limited Free French Army (roughly 15,000 men) was insufficient to contain. Making it worse, SHAEF (Supreme Headquarter Allied Expeditionary Force, the command originally developed to plan and conduct the counter invasion of Europe, commanded by General Dwight Eisenhower) willingly provided the forces requests to place the Canadian forces under direct French command met with flat refusal.

Despite the many issues, the situation in France was, if not approaching normal, had reaching general stability by late September 1943 in no small part due to the return of tens of thousands of Prisoners of War from Germany. The stability of France, along with Belgium and the Netherlands, was critical to the WAllied occupation and for the expedited release of troops to the Pacific, making the circumstances as autumn began very encouraging. It was a feeling that was not to last.

On October 8th, 1943 the Communist Parties of France, Belgium, and the Netherlands called for a General Strike until such time as the wartime damaged “caused by the English” was repaired and, in France, until free elections were held that excluded anyone who had ruled France between September 1, 1939 and October 7, 1943 from running for office. While less successful in Belgium and the Netherlands, the Strike brought much of France to a halt. Of particular concern to the WAllies was the paralysis of the rail network as strikers not only refused to work, but also damaged equipment and switching tracks to prevent operation by strikebreakers (especially Anglo-American troops). The strike also resulted in renewed street clashes between the Far Right and the Communist groups, many of whom, on both sides, received training in urban warfare from British Special Operations Executive (SOE) during the nearly three years of Nazi Occupation. Canadian troops, again pressed into service to support the enlarged but still somewhat disorganized French security services, found themselves fighting irregulars who had, in some cases, learned tactics, and methods from Canadian trainers. The overall situation resulted in the indefinite postponement of orders moving the 82nd Airborne Division to the Southwest Pacific.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Just Cause 3 - Guardia Costa Sud 2 Liberation. Освобождение: Гвардия-Коста-Сюд 2 (Enero 2022).