Podcasts de historia

¡Descubrimiento monumental! Más de la historia del origen de Stonehenge sale a la luz

¡Descubrimiento monumental! Más de la historia del origen de Stonehenge sale a la luz

¿Conoce los monolitos de Waun Mawn? Quizás no, pero un equipo de investigadores cree que el círculo de piedra desmantelado en las colinas de Preseli, en el oeste de Gales, es extremadamente significativo. Lo han vinculado a la historia de Stonehenge.

Solo quedan cuatro piedras para contar la historia de Waun Mawn, pero un arqueólogo ha estado alabando este sitio discreto durante más de una década. Ahora, un artículo que contiene la investigación para respaldar esa afirmación está en la revista. Antigüedad - llevar la historia de Waun Mawn a una audiencia más amplia y revelar cómo puede estar vinculada a las piedras de Stonehenge.

¿Es este el Proto-Stonehenge?

La historia más antigua de los orígenes de Stonehenge aparece en la "Historia de los reyes de Gran Bretaña" de Geoffrey de Monmouth (c. 1136 d. C.). Afirma que las piedras de Stonehenge originalmente pertenecían a un círculo de piedras en Irlanda llamado Danza de los Gigantes. En la leyenda, Merlín envió las piedras por una fuerza de 15.000 hombres que habían derrotado a los irlandeses. Se creía que las piedras tenían propiedades mágicas y curativas y se utilizaron para construir Stonehenge en honor a los británicos que fueron asesinados por los sajones durante las conversaciones de paz en Amesbury.

Merlín erigió Stonehenge con las piedras de la Danza de los Gigantes. (de un romance francés del siglo XIV, Biblioteca Británica Egerton MS 3028, fo. 140v).

Esta historia es solo una fantasía, pero el nuevo artículo sugiere que hay un pequeño grano de verdad escondido en su interior: las piedras de Stonehenge se trasladaron al sitio desde un lugar muy al oeste de la llanura de Salisbury. Pero las piedras azules vinieron de la parte occidental de Gales, no de Irlanda. Vale la pena mencionar, sin embargo, que durante la época de Geoffrey, el suroeste de Gales se consideraba territorio irlandés. Se sabe que las "piedras azules" de Stonehenge provienen de Gales, pero ¿es posible que hubiera un Proto-Stonehenge? Si es así, ¿podría redescubrirse hoy?

El proyecto "Stones of Stonehenge" dirigido por el profesor Mike Parker Pearson del University College London ha propuesto que podría haber un círculo de piedra desmantelado, el Stonehenge original, en Gales. En 2010, sugirieron por primera vez a Waun Mawn como una posibilidad.

Imagen fotogramétrica 3D del Stonehole 91 después de la excavación de la cavidad dejada por el monolito Eliminación, vista desde el norte. La huella de esta piedra (en la mitad derecha del agujero de piedra) revela que la base de esta piedra tenía una sección transversal pentagonal. La rampa, a lo largo de la cual se erigió y quitó la piedra, está en la parte superior de la imagen (fotografía de A. Stanford / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

Pero su estudio geofísico del sitio cerca de las canteras de piedra azul y otros alrededor del área resultó improductivo. En 2017, una excavación de prueba en Waun Mawn encontró dos agujeros de piedra vacíos. Pero los estudios geofísicos y de radar terrestre no ayudaron a identificar más agujeros de piedra enterrados. Parker Pearson y su equipo explican en su artículo que la excavación ha tenido mucho más éxito.

  • El dónde, cuándo y cómo de la extracción de Stonehenge 'Bluestones' se revela en un nuevo informe
  • "Stonehenge Lego" demuestra que el original tenía una acústica impresionante
  • El examen megalítico explica por qué se construyó Stonehenge en la llanura de Salisbury

Hasta la fecha, escriben que sus excavaciones han identificado seis agujeros para piedras erguidas faltantes en Waun Mawn. Además, creen que "los seis agujeros de piedra y las cuatro piedras verticales supervivientes (diez en total) pueden haber formado originalmente parte de un círculo de 30 a 50 piedras". El autor principal del estudio actual, el profesor Parker Pearson, dice:

“En septiembre de 2018, excavamos cinco trincheras principales en el círculo de piedra parcial en Waun Mawn. Estos incluyeron los agujeros de piedra de dos de los monolitos yacentes y revelaron 12 características adicionales que se extienden más allá de los extremos del arco. Seis de estos elementos eran agujeros para menhires removidos en la antigüedad. Junto con los cuatro monolitos restantes, formaban parte de un antiguo círculo de piedra ".

El arco de antiguas piedras erguidas en Waun Mawn durante las excavaciones de prueba en 2017, visto desde el este. Solo uno de ellos (el tercero de la cámara) sigue en pie. La piedra 13 reclinada está en primer plano (fotografía de A. Stanford / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

Mediante el uso de la datación por luminiscencia estimulada ópticamente (OSL), Waun Mawn se ha fechado en algún momento entre el 3600-3200 a. C. La datación por radiocarbono del carbón vegetal y los sedimentos en los agujeros de piedra sugiere que el círculo de piedra se erigió alrededor del 3400 a. C. y que hubo una ausencia de actividad en el sitio entre el 3000 y el 2000 a. C. El coautor del estudio, Tim Kinnaird, de la Universidad de St Andrews, dice:

"Es la información oculta conservada en los suelos lo que proporciona la cronología para la construcción, luego el desmantelamiento del círculo de piedra de Waun Mawn, curiosamente justo antes de que se erigieran piedras similares en Stonehenge".

Un plano de las secciones actualmente excavadas de Waun Mawn y Stonehenge 1. (Crédito: K. Welham & I. de Luis / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

Comparación de las características de Stonehenge y Waun Mawn

No habría sido poca cosa desmantelar un círculo de piedras, mover sus piedras 280 km (175 millas) y luego construir un monumento como Stonehenge. ¿Qué otra evidencia proporcionan los investigadores de que el círculo de piedra de Waun Mawn fue la fuente de las piedras de Stonehenge?

<iframe width="560" height="315" src=" https://www.youtube.com/embed/_KJag7yWQ0g" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Por un lado, la primera etapa de Stonehenge se construyó en 3000 a. C., lo que encaja bien con el período de tiempo en el que se creía que se extrajeron los monolitos de Waun Mawn. La ubicación de Waun Mawn también está cerca de las canteras que previamente han sido identificadas por los mismos investigadores como la fuente de las piedras azules de Stonehenge. También explican en el documento que la sección transversal inusual de una de las piedras azules de Stonehenge coincide con uno de los agujeros que quedan en Waun Mawn y "las dimensiones de las piedras de Waun Mawn se comparan bien con las de los tres pilares de dolerita sin manchas en Stonehenge".

Una piedra azul (Piedra 62) en Stonehenge. Su geología y sección transversal inferior coinciden con las virutas y la huella de uno de los agujeros de piedra en Waun Mawn. (Crédito: A. Stanford / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

Aunque la disposición de las piedras en Waun Mawn parece haber sido más irregular de lo que se ve en Stonehenge, los investigadores señalan que, al igual que Stonehenge, se alineó en el solsticio del solsticio de verano. Dos de las piedras verticales en Waun Mawn se colocaron como una entrada que mira en esa dirección. El círculo de piedra de Waun Mawn también tenía un diámetro de 110 m (360,89 pies), que es el mismo que el de la zanja que rodea Stonehenge.

Arriba) piedra reclinada 013 situada junto a su agujero de piedra (9), vista desde el oeste. Formó el lado oeste del círculo de piedra. Entrada orientada al noreste. Aunque la parte superior de este pilar (izquierda) está rota, su superficie desgastada indica que esto probablemente ocurrió mucho antes del Neolítico; abajo) Stonehole 21 en media sección, visto desde el este. Con su "Mira', Perpendicular a la circunferencia del círculo de piedra, el pilar retirado una vez habría formado el lado este de la entrada orientada al noreste (fotografías de M. Parker Pearson / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

Los investigadores creen que "los aspectos clave de la arquitectura del círculo fueron traídos por la gente del oeste de Gales a Salisbury Plain, para ser transformados y reinstaurados" en el monumento de Stonehenge. Parker Pearson también señala que las piedras de Stonehenge pueden haber sido obtenidas de otros sitios en Gales:

“Con aproximadamente 80 piedras azules colocadas en Salisbury Plain en Stonehenge y cerca de Bluestonehenge, supongo que Waun Mawn no fue el único círculo de piedra que contribuyó a Stonehenge. Quizás haya más en Preseli esperando ser encontrados. ¿Quién sabe? Alguien tendrá la suerte de encontrarlos ".

Dejo un se recuperó escamas de dolerita sin manchas del pozo de piedra 91 de la unión del zócalo vacío y la rampa; arriba a la derecha) la piedra 62 es uno de los tres pilares de dolerita sin manchas en Stonehenge; abajo a la derecha) piedra 62 La sección transversal basal coincide con la huella del pilar que una vez estuvo en el pozo de piedra 91 en Waun Mawn (fotografías de S. Laidler y A. Stanford / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

Constructores del tercer círculo de piedras más grande de Gran Bretaña

El círculo de piedra de Waun Mawn también proporciona más evidencia de que la gente del Neolítico valoraba el área de Preseli. ¿Por qué otra razón se habrían molestado en crear un enorme círculo de piedra, una concentración de dólmenes y grandes recintos allí? Como se mencionó anteriormente, el nuevo estudio muestra que el círculo de piedra de Waun Mawn habría medido 110 metros (361 pies) de diámetro, esto lo habría convertido en el tercer círculo de piedra más grande de Gran Bretaña, después de Avebury en Wiltshire y Stanton Drew en Somerset. Un comunicado de prensa de Antiquity también lo llama "uno de los primeros, junto con los círculos en el norte de Gales y Cumbria".

Excavación de los agujeros de piedra en Waun Mawn, revelando la escala del monumento. Stanford / Publicaciones de la antigüedad Ltd )

El comunicado de prensa de Antiquity también afirma que "El hallazgo contribuye en gran medida a resolver el misterio de por qué las piedras azules de Stonehenge fueron traídas desde tan lejos, cuando todos los demás círculos de piedra se erigieron a poca distancia de sus canteras". Parker Pearson se pregunta si la gente emigró de la tierra que se encuentra en el oeste de Gales "llevándose sus piedras - sus identidades ancestrales - con ellos" a lugares como Salisbury Plain. Curiosamente, el documento menciona que el análisis isotópico de personas incineradas y enterradas en Stonehenge "vivieron las últimas décadas de sus vidas en las rocas del Ordovícico / Silúrico del suroeste de Gales, incluso alrededor de los afloramientos de las colinas de Preseli".

El documento que revela los años de investigación en Waun Mawn, titulado "¿El Stonehenge original? Un círculo de piedra desmantelado en las colinas de Preseli, en el oeste de Gales, se publica ahora en la revista. Antigüedad.

La década de investigación detrás del descubrimiento de Waun Mawn y su conexión con las piedras de Stonehenge también es el foco de un nuevo documental de la BBC. Stonehenge: El círculo perdido revelado , se transmitirá en BBC 2 a las 21:00 UTC el 12 de febrero.


¿Cuál es la verdadera historia de Stonehenge?

Estimado Straight Dope:

Acabo de ver un segmento sobre Stonehenge en una repetición de "En busca de ...". en el History Channel. El espectáculo parecía un montón de tonterías, absorbiendo a la multitud sensible, de cristales y espíritus (con un toque de palabrería de "Carros de los Dioses" para enturbiar aún más las aguas). Quiero saber: ¿Cuál es la droga recta absoluta y sin restricciones en Stonehenge?

Brad en Nueva York

El colaborador invitado Antiquarian responde:

Es un calendario, excepto que en lugar de fotografías de mujeres bien formadas en bikini, tiene grandes trozos de roca. Las alineaciones de diferentes piedras marcan varios eventos solares o lunares (o eso han argumentado algunos). La alineación más conocida, y la que podemos estar más seguros no es una mera coincidencia, es para el solsticio de verano, una fecha de importancia para muchas culturas. Stonehenge es uno de los favoritos de los entusiastas de la Nueva Era, que imaginan que fue un templo druida en los días de los primeros británicos. Pudo haber sido un templo, y es posible que los druidas lo usaran como tal (al igual que lo hacen los aspirantes a druidas hoy en día), pero los druidas no lo construyeron. Como arqueólogo que ha estudiado y trabajado brevemente en las excavaciones en Stonehenge, puedo decir que el significado del monumento va mucho más allá de la pueril historia de los cristales y los espíritus de los druidas.

Por impresionante que sea, lo que vemos en Stonehenge ahora es solo un fragmento de lo que fue en su apogeo. Cuando concluyó la fase final de construcción, era una calculadora astronómica casi perfecta (o, nuevamente, eso es lo que algunos han argumentado). Stonehenge no solo está alineado con los eventos solares y lunares, sino que se puede usar para predecir eclipses, aunque sigue siendo controvertido si esa fue la intención de los constructores (ver recurso 3 a continuación). Pero, ¿por qué querría alguien construirlo? ¿Y quién lo construyó, cuándo y cómo?

A principios de la década de 1990, el Servicio de Citas Científicas del Patrimonio Inglés reunió a un grupo de científicos para medir, fechar y corroborar las pruebas que salieron a la luz durante los tres siglos anteriores para determinar cuándo se construyó Stonehenge. Los científicos establecieron que el sitio se había construido en tres fases durante un período de dos milenios.

La primera fase de Stonehenge fue la zanja exterior, que se encuentra muy lejos de la icónica estructura de piedra. La zanja forma un círculo casi completo con un banco de tierra en el lado interior. (Ahora el banco está casi nivelado con el suelo debido a la edad). La datación por radiocarbono del material encontrado en la zanja en 1993-94 sugiere que se construyó hace más de cinco mil años, algo antes del 3000 aC (ver fuente 1). Justo dentro del banco de tierra hay 56 pequeños pozos conocidos como agujeros de Aubrey en honor a su descubridor, el anticuario británico del siglo XVII John Aubrey. No se sabe qué había en los agujeros de Aubrey. La especulación va desde postes de madera hasta ornamentos de sacrificio.

Los restos orgánicos en la acequia nos han permitido fecharlo:

La zanja principal de Stonehenge se excavó en una serie de segmentos, en la base de los cuales se depositaron una gran cantidad de astas, muchas de las cuales se habían utilizado como picos o rastrillos y mostraban un gran desgaste. Dado que estos artefactos no tenían limo primario debajo de ellos, deben haber sido depositados muy poco después de que se cavara la Fosa. Se considera que las astas no se habrían conservado durante mucho tiempo antes de su uso, especialmente porque más de la mitad (57%) procedía de ciervos muertos (¿quizás porque se necesitaba una gran cantidad de astas rápidamente?). En consecuencia, la excavación de la Fosa se puede fechar muy poco después de que se recogiera la última de las astas. (Ver recurso 2)

Como herramienta de reloj celestial, el Henge estaba lejos de estar completo. Los círculos de piedra internos son donde entra el verdadero misterio.

La fase II de la construcción es algo incompleta. La datación por radiocarbono hace que sea razonablemente seguro que la segunda fase se extendió desde 2800-2260 AC (92% de confianza para los estadísticos, consulte el recurso 1). Durante la Fase II, después de la creación de la "Avenida", un camino ubicado en la esquina noreste del círculo, los constructores colocaron una "Piedra de la matanza" justo dentro de los confines, rodeada por cuatro "Piedras de la estación" colocadas en un rectángulo. A treinta metros de distancia colocaron una "Piedra de talón" que pesaba 35 toneladas y medía casi 20 pies de altura. Esta piedra tiene un significado particular: cada verano, en el día más largo del año, el 21 de junio, el sol sale directamente en línea con esta piedra cuando se ve desde el centro del monumento, dando la apariencia de que el sol está descansando sobre ella. En la mayoría de los demás días del año, no se puede ver el amanecer desde el centro de Stonehenge (recurso 2).

Dos siglos después de la colocación de las piedras Heel y Slaughter, se llevaron al lugar unos ochenta bloques de piedra azul de las montañas Preseli en Gales. Estas piedras eran las más ligeras de todas, pero eran las que más distanciaban. Lo más probable es que los llevaran en balsa por la costa de Gales hasta el río Avon en Bristol y luego flotaran río arriba. Una vez en tierra, las grandes losas se transportaron a una distancia relativamente corta hasta la llanura de Salisbury, haciéndolas rodar sobre vigas hasta la avenida. (Algunos discuten este escenario, diciendo que la piedra azul del tipo que se encuentra en Stonehenge estaba disponible localmente. La piedra local y la piedra de las montañas Preseli se han fechado en la Era Plioceno hace unos 650.000 años). Las piedras azules se colocaron en dos círculos concéntricos en la zona del monumento. centrar.

La fase III comenzó alrededor del año 2000 a. C., y el trabajo continuó de forma episódica hasta el 1100 a. C. Durante este tiempo, Stonehenge asumió la forma que conocemos hoy. La construcción fue complicada y no intentaré relatarla en detalle aquí. Las piedras azules fueron derribadas y re-erigidas como un círculo más pequeño empequeñecido por los trilitos de arenisca más grandes, dos grandes pilares con una piedra de dintel superior, que formaban una herradura en el centro del monumento. Alrededor de los trilitones había otras treinta piedras de sarsen (arenisca) colocadas en posición vertical, todas rematadas y conectadas con dinteles que formaban un círculo exterior más grande que rodeaba la herradura interior. Vale la pena señalar la forma en que se unieron los dinteles. Se conectaron mediante uniones machihembradas, que todavía mantienen los dinteles en su lugar hoy. Es sorprendente pensar que todo esto sucedió antes de la introducción de la rueda.

¿Cómo lo hicieron? Aquí los científicos, incluyéndome a mí, en general estamos de acuerdo. Cuando se llevaron las piedras al lugar, lo que no es poca cosa en sí mismo, se colocaron perpendiculares a los agujeros excavados en la tiza. Se utilizaron grandes vigas de madera para levantar cada piedra, mientras que seguramente cerca de un centenar de hombres tirados del otro lado con cuerdas, deslizando la piedra en su lugar. El desafío era la gran masa de las enormes piedras, unas 45 toneladas. Uno pensaría que aplastarían la tierra en su camino hacia los agujeros de los cimientos. Quizás se colocaron maderos debajo de la piedra para distribuir el peso. Una vez colocados los montantes, cada dintel se colocó junto a un par de pilares, luego se izaron con palancas de madera y cuerdas, centímetro a centímetro. Se colocaron andamios debajo en cada incremento hasta que el dintel se llevó a la parte superior de los pilares y se deslizó en su lugar. Claramente, miles de personas trabajaron en Stonehenge; puede haber sido el centro de una gran aldea ...

En cuanto a quién construyó Stonehenge, comencemos por disipar el mito de que fueron los druidas. Uno de los primeros defensores de esa idea fue John Aubrey, el primero en hacer un estudio meticuloso del sitio a principios del siglo XVII. Julio César y otros habían escrito sobre una vivienda del sacerdocio celta cerca de Stonehenge en el momento de la conquista romana de Gran Bretaña alrededor del 55 a. C. Pero los druidas habían llegado unos siglos antes como máximo. En ese momento, Stonehenge había estado en pie durante casi dos milenios y medio y ya era una ruina (recurso 2).

Hay varias teorías sobre quién construyó Stonehenge. Durante el período neolítico, alrededor del 3000 a.C., los antiguos británicos vivían en pequeñas comunidades. Utilizaron herramientas en mucha mayor medida que sus antepasados ​​seminómadas. Un pueblo llamado el "pueblo de los vasos de precipitados" debido a su uso de vasijas de cerámica para beber residía cerca de Stonehenge en la época en que comenzó la construcción, y algunos sostienen que Stonehenge fue obra de ellos (referencia 4). Sin embargo, la evidencia arqueológica de este punto de vista es escasa. Otros, al observar las herramientas antiguas que se encuentran cerca del sitio, han conjeturado que los constructores procedían de Europa continental, no de Gran Bretaña. Una escuela de pensamiento más reciente sostiene que la gente era indígena del área y simplemente comenzó a usar herramientas más complejas (recurso 3). Es posible que Stonehenge se construyera inicialmente para monitorear las estaciones con fines agrícolas, pero su escala y complejidad eventuales sugieren una cultura altamente organizada que habría tenido más en mente que simplemente marcar el comienzo de la temporada de siembra. Hoy confiamos en relojes y calendarios para rastrear el paso del tiempo. Los antiguos británicos tenían Stonehenge.

Es probable que Stonehenge tuviera un significado religioso. Haber construido Stonehenge durante un lapso de dos milenios a un costo considerable en términos de recursos requirió una idea y un compromiso compartido por muchos. La religión ha sido la fuente tradicional de tales compromisos. El cristianismo ha existido menos tiempo que Stonehenge.

Cualquiera que sea el propósito religioso que haya tenido Stonehenge, se invirtió una cantidad impresionante de conocimiento científico y habilidad en ingeniería en su construcción, incluso si se adopta la visión conservadora de que el único evento celestial que conmemora es el solsticio de verano. Los constructores tenían un conocimiento sólido de la astronomía. Antes de comenzar su trabajo, habían determinado exactamente dónde saldría el sol en pleno verano y posiblemente cuándo ocurrirían muchos otros eventos astronómicos, y expresaron ese conocimiento en piedra. Stonehenge es una herramienta, un reloj de bolsillo celestial por así decirlo, construido por un pueblo impulsado por la pasión de ser precisos.

REFERENCIAS Cleal, R.M.J., Walker, K.E. y Montague, R., Stonehenge en su paisaje: las excavaciones del siglo XX (Informe Arqueológico 10, 1995) Hawkins, Gerald S. y John B. White. Stonehenge decodificado, 1965. Fowles, John. El enigma de Stonehenge, 1980 Robbins, Lawrence H., Piedras, huesos y ciudades antiguas. .

Colaborador invitado Anticuario

Envíe sus preguntas a Cecil a través de [email protected]

LOS INFORMES DEL PERSONAL ESTÁN ESCRITOS POR LA JUNTA ASESORA DE CIENCIA DE DOPA DIRECTA, EL AUXILIAR EN LÍNEA DE CECIL. AUNQUE LA SDSAB HACE LO MEJOR, ESTAS COLUMNAS SON EDITADAS POR ED ZOTTI, NO POR CECIL, POR LO QUE ES MEJOR MANTENER LOS DEDOS CRUZADOS CON PRECISIÓN.


Analizando la arquitectura de Stonehenge: de Bluestones a Sarsens

Si bien los estudios han rastreado las piedras más pequeñas cerca del centro de Stonehenge, conocidas como piedras azules, hasta las colinas de Preseli en Pembrokeshire, a más de 200 km (124 millas) de distancia, el origen de las piedras más grandes del sitio, conocidas como sarsens, sigue siendo un misterio.

Pero una nueva investigación de cuatro universidades del Reino Unido (Brighton, Bournemouth, Reading y UCL) y English Heritage, la organización que se preocupa por Stonehenge, revela una fuente probable. El equipo de investigación utilizó un enfoque geoquímico novedoso con tecnología de fluorescencia de rayos X (XRF) para determinar la ubicación.

Los resultados muestran que las grandes piedras de sarsen provienen de un área mucho más local: West Woods, Wiltshire, a solo 25 km (15 millas) al norte del monumento.

Siga leyendo para saber cómo hicieron el monumental descubrimiento.

Las piedras más grandes de Stonehenge se conocen como sarsens. Estas piedras gigantes forman el anillo exterior del monumento. Las piedras más pequeñas cerca del centro de la estructura se llaman piedras azules. Crédito de la imagen: Andre Pattenden (English Heritage).


Nuevo y enorme complejo descubierto cerca de Stonehenge

Inmediatamente después del solsticio de verano, que se transmitió en vivo desde Stonehenge por primera vez, los arqueólogos han anunciado el descubrimiento de un anillo de pozos antiguos cerca del famoso monumento neolítico que tiene más de una milla de diámetro. Este descubrimiento podría arrojar más luz sobre el propósito y el significado aún misteriosos de Stonehenge, así como sobre otros aspectos de la vida y las creencias neolíticas. Este nuevo anillo se describe como la estructura prehistórica más grande jamás encontrada en Gran Bretaña.

Stonehenge se encuentra en la llanura de Salisbury, y es famoso por estar alineado con el sol y los solsticios de invierno y verano, pero la estructura antigua es solo uno de los muchos monumentos neolíticos de la zona. A poco menos de dos millas de Stonehenge se encuentra Durrington Walls (llamado así porque se descubrió por primera vez como una serie de muros cerca de la ciudad de Durrington). Esta ubicación ya era una ubicación fascinante y extremadamente importante para los estudios del Neolítico e incluye asentamientos neolíticos, pero en su centro hay un antiguo henge, mucho más grande que Stonehenge.

El asentamiento de Durrington Walls también estaba ubicado cerca de Woodhenge, otro monumento de estilo henge (que significa circular) que se usó en la era neolítica. Juntos, todos estos monumentos y otros indicaron un gran paisaje de estructuras, pero el descubrimiento de estos nuevos pozos, sin embargo, empequeñece todos los monumentos previamente descubiertos. Los & # 8220Durrington pozos & # 8221 recién descubiertos forman un círculo con un diámetro de 1.2 millas, con las paredes de Durrington ubicadas precisamente en su centro. Esto es realmente asombroso e inspirador.

Hasta ahora, los arqueólogos han descubierto al menos veinte pozos y son enormes. Tienen más de diez metros (32 pies) de diámetro y 5 metros de profundidad (16 pies). Eso significa que el trilitón más grande de Stonehenge apenas saldría de la parte superior. Muchos de estos pozos eran visibles a simple vista, pero se suponía que eran estanques naturales o depresiones en el suelo. Sólo ahora, con herramientas de alta tecnología como el radar de penetración del suelo, los científicos han podido discernir que fueron creadas por el hombre. Aproximadamente el 40% del círculo está ahora cubierto por desarrollos modernos, pero se han descubierto lo suficiente como para descubrir que forman un anillo masivo alrededor del henge de Durrington Walls.

Los investigadores creen que los pozos se excavaron hace unos 4.500 años, aproximadamente al mismo tiempo que Stonehenge, aunque obviamente esa es una suposición aproximada. Los científicos están fascinados porque el enorme alcance de estos trabajos indica que los constructores neolíticos que los construyeron tendrían que haber sido mucho mejores en matemáticas de lo que se creía anteriormente. Por supuesto, gracias a Stonehenge, ya sabíamos que eran maestros construyendo y vigilando las estaciones y los cielos.

Este descubrimiento es parte del proyecto Stonehenge Hidden Landscape, dirigido por el profesor Vincent Gaffney. Gaffney le dijo a The Guardian & # 8220: Este es un hallazgo sin precedentes de gran importancia en el Reino Unido. Investigadores clave de Stonehenge y su paisaje se han quedado desconcertados por la escala de la estructura y el hecho de que no se había descubierto hasta ahora tan cerca de Stonehenge ". También agregó, del esfuerzo que habría requerido para hacer esto: "No puedo enfatizar lo suficiente el esfuerzo que se habría invertido en cavar pozos tan grandes con herramientas de piedra, madera y hueso".

Pero de nuevo, estas son las mismas personas que transportaron muchas de las enormes & # 8220piedras azules & # 8221 que forman partes de Stonehenge a más de 150 millas de Gales. Lo que, por supuesto, sigue siendo misterioso es por qué estos pueblos antiguos construyeron estas estructuras masivas. Podemos teorizar sobre la alineación de los sitios con el paisaje y los cielos e incluso la presencia de entierros y otros restos en Stonehenge de que estos eran lugares de culto o curación. O que Durrington Walls representaba la tierra de los vivos, mientras que Stonehenge y la avenida hacia ella representaban la tierra de los muertos & # 8230 o podría ser al revés. ¡O podría ser algo completamente diferente!

La razón por la que el descubrimiento de Durrington Shafts es tan increíble y tan emocionante es que nos da más pistas sobre el alcance de este complejo. Sabemos que las primeras estructuras construidas en Stonehenge tenían quizás 7.000 años, lo que significa que este sitio ya era antiguo y sagrado cuando se construyeron los círculos y muros de piedra. Este es otro vistazo a nuestro pasado olvidado y un indicio de más secretos aún por desenterrar.

(vía: The Guardian, imagen: Wikimedia Commons)

—El Mary Sue tiene una política estricta de comentarios que prohíbe, pero no se limita a, los insultos personales hacia alguien, discurso de odio y trolling.


La verdadera historia de los monumentos hombres

Capitán Robert Posey y PFC. Lincoln Kirstein fue el primero en atravesar la pequeña brecha en los escombros que bloqueaba la antigua mina de sal en Altausee, en lo alto de los Alpes austríacos en 1945 cuando la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin en mayo de 1945. Pasaron por una cámara lateral en el aire fresco y húmedo y Entró en un segundo, las llamas de sus lámparas guiando el camino.

Contenido relacionado

Allí, descansando sobre cajas de cartón vacías a un pie del suelo, había ocho paneles de La adoración del cordero de Jan van Eyck, considerada una de las obras maestras del arte europeo del siglo XV. En un panel del retablo, la Virgen María, con una corona de flores, está sentada leyendo un libro.

"Las joyas milagrosas de la Virgen coronada parecían atraer la luz de nuestras parpadeantes lámparas de acetileno", escribió Kirstein más tarde. "Tranquilo y hermoso, el retablo estaba, simplemente, allí".

Kirstein y Posey eran dos miembros de la sección de Monumentos, Bellas Artes y Archivos de los Aliados, un pequeño cuerpo de hombres en su mayoría de mediana edad y algunas mujeres que interrumpieron sus carreras como historiadores, arquitectos, curadores de museos y profesores para mitigar el daño de combate. Encontraron y recuperaron innumerables obras de arte robadas por los nazis.

Su trabajo fue olvidado en gran parte por el público en general hasta que una académica de arte, Lynn H. Nicholas, que trabajaba en Bruselas, leyó un obituario sobre una mujer francesa que espió durante años la operación de saqueo de los nazis y, sin ayuda de nadie, salvó 60.000 obras de arte. Eso impulsó a Nicholas a pasar una década investigando su libro de 1995, & # 160La violación de Europa, que inició la resurrección de su historia y culminó con la película, & # 160Los hombres monumento, basado en el libro del mismo nombre de 2009 de Robert Edsel. El Smithsonian & # 8217s Archives of American Art contiene los documentos personales y las entrevistas de historia oral de varios de los Monuments Men, así como fotografías y manuscritos de su época en Europa.

"Sin los [Hombres de los Monumentos], se perderían muchos de los tesoros más importantes de la cultura europea", dice Nicholas. "Hicieron una cantidad extraordinaria de trabajo protegiendo y asegurando estas cosas".

Los hombres monumento

En una carrera contra el tiempo, una fuerza especial de directores de museos, curadores, historiadores del arte y otros estadounidenses y británicos, llamados los Hombres Monumentos, arriesgaron sus vidas recorriendo Europa para evitar la destrucción de miles de años de cultura por los nazis.

En ningún lugar, señala Nicholas, se recolectaron más de esos tesoros que en Altaussee, donde Hitler almacenó los tesoros destinados a su Fuhrermuseum en Linz, Austria, un extenso complejo de museos que Hitler planeó como un escaparate para su saqueo. En esa primera incursión, Kirstein y Posey (retratados en pseudominidad por los actores Bob Balaban y Bill Murray, respectivamente) también habían descubierto a Miguel Ángel y Madonna, que fue sacada de Brujas, Bélgica, por los nazis en septiembre de 1944 mientras los Aliados avanzaban. la ciudad. En cuestión de días, también encontraron obras invaluables del pintor holandés Johannes Vermeer.

Convocaron al único Hombre de Monumentos para el trabajo, George Stout, que había sido pionero en nuevas técnicas de conservación del arte antes de la guerra trabajando en el Museo Fogg de Harvard. Al principio de la guerra, Stout (con el nombre de Frank Stokes interpretado por George Clooney en la película) hizo campaña sin éxito para la creación de un grupo como los Monuments Men con autoridades estadounidenses y británicas. Frustrado, el veterano de la Primera Guerra Mundial se alistó en la Armada y desarrolló técnicas de camuflaje de aviones hasta que fue transferido a un pequeño cuerpo de 17 Monuments Men en diciembre de 1944.

Stout había estado cruzando Francia, Alemania y Bélgica recuperando obras, a menudo viajando en un Volkswagen capturado a los alemanes. & # 160 Era uno de un puñado de Monuments Men regularmente en áreas avanzadas, aunque sus cartas a su esposa, Margie, mencionaban sólo "viajes de campo".

Monumentos Hombres como Stout a menudo operaban solos con recursos limitados. En una entrada de diario, Stout dijo que calculó las cajas, cajones y materiales de embalaje necesarios para un envío. & # 160 "No hay posibilidad de conseguirlos", escribió en abril de 1945.

Así que se las arreglaron. Stout transformó los abrigos de piel de oveja alemanes y las máscaras de gas en materiales de embalaje. Él y su pequeño grupo de colegas reunieron a guardias y prisioneros para empacar y cargar. "Nunca en ningún lugar en paz o guerra podrías esperar ver más devoción desinteresada, más tenaz persistencia en continuar, la mayor parte del tiempo solo y con las manos vacías, para lograrlo", escribió Stout a un amigo de Estados Unidos en marzo de 1945.

Los aliados sabían de Altaussee gracias a un dolor de muelas. Dos meses antes, Posey estaba en la antigua ciudad de Trier en el este de Alemania con Kirstein y necesitaba tratamiento. El dentista que encontró le presentó a su yerno, que esperaba ganar un pasaje seguro para su familia a París, a pesar de que había ayudado a Herman Goering, el segundo al mando de Hitler y # 8217, a robar tren tras tren de arte. . El yerno les dijo la ubicación de la colección de Goering, así como el escondite de Hitler en Altaussee.

Hitler reclamó a Altaussee como el escondite perfecto para el botín destinado a su museo de Linz. La compleja serie de túneles había sido minada por las mismas familias durante 3.000 años, como señaló Stout en su diario. Inside, the conditions were constant, between 40 and 47 degrees and about 65 percent humidity, ideal for storing the stolen art. The deepest tunnels were more than a mile inside the mountain, safe from enemy bombs even if the remote location was discovered. The Germans built floors, walls, and shelving as well as a workshop deep in the chambers. From 1943 through early 1945, a stream of trucks transported tons of treasures into the tunnels. 

When Stout arrived there on May 21, 1945, shortly after hostilities ended, he chronicled the contents based on Nazi records: 6,577 paintings, 2,300 drawings or watercolors, 954 prints, 137 pieces of sculpture, 129 pieces of arms and armor, 79 baskets of objects, 484 cases of objects thought to be archives, 78 pieces of furniture, 122 tapestries, 1,200-1,700 cases apparently books or similar, and 283 cases contents completely unknown. The Nazis had built elaborate storage shelving and a conservation workshop deep within the mine, where the main chambers were more than a mile inside the mountain.

Stout also noted that there were plans for the demolition of the mine. Two months earlier, Hitler had issued the “Nero Decree,” which stated in part:

All military transport and communication facilities, industrial establishments and supply depots, as well as anything else of value within Reich territory, which could in any way be used by the enemy immediately or within the foreseeable future for the prosecution of the war, will be destroyed.

The Nazi district leader near Altaussee, August Eigruber, interpreted the Fuhrer’s words as an order to destroy any objects of value, which required the demolition of the mines so the artwork would not fall into enemy hands. He moved eight crates into the mines in April. They were marked "Marble - Do Not Drop," but actually contained 1,100 pound bombs.

"Adoration of the Mystic Lamb," also known as the Ghent Altarpiece, by Jan van Eyck was one of the most notable works found in the Altausse mine. (Wikicommons)

His plans, however, were thwarted by a combination of local miners wanting to save their livelihood and Nazi officials who considered Eigruber’s plan folly, according to books by Edsel and Nicholas. The mine director convinced Eigruber to set smaller charges to augment the bombs, then ordered the bombs removed without the district leader’s knowledge. On May 3, days before Posey and Kirstein entered, the local miners removed the crates with the large bombs. By the time Eigruber learned, it was too late. Two days later, the small charges were fired, closing the mine's entrances, sealing the art safely inside.

Stout originally thought the removal would take place over a year, but that changed in June 1945 when the Allies began to set the zones of post-VE day Europe and Altaussee seemed destined for Soviet control, meaning some of Europe’s great art treasures could disappear into Joseph Stalin’s hands. The Soviets had “Trophy Brigades” whose job was to plunder enemy treasure (it’s estimated they stole millions of objects, including Old Master drawings, paintings, and books).

 Stout was told to move everything by July 1. It was an impossible order.

"Loaded less than two trucks by 11:30," Stout wrote on June 18. "Too slow. Need larger crew."

By June 24, Stout extended the workday to 4 a.m. to 10 p.m., but the logistics were daunting. Communication was difficult he was often unable to contact Posey. There weren't enough trucks for the trip to the collecting point, the former Nazi Party headquarters, in Munich, 150 miles away. And the ones he got often broke down. There wasn't enough packing material. Finding food and billets for the men proved difficult. And it rained. "All hands grumbling," Stout wrote.

By July 1, the boundaries had not been settled so Stout and his crew moved forward. He spent a few days packing the Bruges Madonna, which Nicholas describes as “looking very much like a large Smithfield ham.” On July 10, it was lifted onto a mine cart and Stout walked it to the entrance, where it and the Ghent altarpiece were loaded onto trucks. The next morning Stout accompanied them to the Munich collecting point.

On July 19, he reported that 80 truckloads, 1,850 paintings, 1,441 cases of paintings and sculpture, 11 sculptures, 30 pieces of furniture and 34 large packages of textiles had been removed from the mine. There was more, but not for Stout who left on the RMS Reina Elizabeth on Aug. 6 to return to home on his way to a second monuments tour in Japan. In her book, Nicholas says Stout, during just more than a year in Europe, had taken one and a half days off.

Stout rarely mentioned his central role campaigning for the Monuments Men and then saving countless pieces of priceless art during the war. He spoke about the recoveries at Altaussee and two other mines briefly in that 1978 oral history, but spent most of the interview talking about his museum work.

But Lincoln Kirstein didn’t hold back to his biographer. Stout, he said, “was the greatest war hero of all time – he actually saved all the art that everybody else talked about.”


After Stonehenge was built

The stone settings at Stonehenge were built at a time of great change in prehistory, just as new styles of &lsquoBeaker&rsquo pottery and the knowledge of metalworking, together with a transition to the burial of individuals with grave goods, were arriving from the Continent. From about 2400 BC, well-furnished Beaker graves such as that of the Amesbury Archer [9] are found nearby.

In the early Bronze Age, one of the greatest concentrations of round barrows in Britain was built in the area around Stonehenge. Many barrow groups appear to have been deliberately located on hilltops visible from Stonehenge itself, such as those on King Barrow Ridge and the particularly rich burials at the Normanton Down cemetery.

Four of the sarsens at Stonehenge were adorned with hundreds of carvings depicting axe-heads and a few daggers. They appear to be bronze axes of the Arreton Down type, dating from about 1750&ndash1500 BC. Perhaps these axes were a symbol of power or status within early Bronze Age society, or were related in some way to nearby round barrow burials. [10]


Artículos relacionados

Archaeologists discover King Herod had a bonsai garden

Archaeologists find remains of ‘royal’ garments from King David’s time – in a mine

Earliest olive pickling factory found at 6,500-year-old site off Israeli coast

Before Islam: When Saudi Arabia was a Jewish kingdom

Back in the 1920s, the geologist Herbert Thomas traced the origin of the bluestones to quarries in the Preseli Hills, a mountainous region in southwest Wales, and ever since researchers have been puzzling over how and why Neolithic people would carry these imposing stones over such a great distance.

Now, the team led by Prof. Mike Parker Pearson, an archaeologist from University College London, has excavated a previously known prehistoric monument named Waun Mawn in the Preseli Hills. The archaeologists found that the paltry four monoliths that still stood in the open at the site were in fact once part of a massive stone circle &ndash one of the oldest and largest found in Britain. During the 2017-2018 dig they uncovered empty sockets along the projected arc of the circle at Waun Mawn. These pits still held the imprint of the boulders that had stood in them for centuries and also contained smaller &ldquopacking stones&rdquo which were used by the builders to keep the monoliths upright.

Using radiocarbon and optically stimulated luminescence, a technique which tells us when certain minerals were last exposed to sunlight, the researchers dated the Waun Mawn circle to around 3,400 B.C.E. &ndash that is, some 400 years before the earliest phase of Stonehenge.

Missing monolith at Waun Mawn: Stonehole 7 after removal of sediment filling the emptied socket, but with the stone packing still in place M. Parker Pearson />Stonehenge bluestone S. Laidler & A. Stanford

The Preseli region was densely inhabited at that time, but after 3000 B.C.E. settlement ceases almost completely, Parker Pearson notes.

&ldquoIt&rsquos as if they just vanished,&rdquo he says, adding that the most plausible explanation is that most of the inhabitants migrated eastward, apparently taking their sacred stones with them.

A 2018 study of cremated remains found at Stonehenge had already suggested that at least some of the people who were buried there hailed from Wales. Isotope analysis of the burnt fragments showed that 15 percent of the locals were recent arrivals from western Britain and had only spent their final years in the Salisbury area.

The study of the circle unearthed in the Preseli Hills offers new evidence of this migration and its direct link to the construction of Stonehenge.

There are multiple correlations between the dismantled circle of Waun Mawn to the later one at Stonehenge, Parker Pearson and colleagues report. The Welsh site had a diameter of 110 meters, the same as the ditch that encloses Stonehenge, and the entrances of both monuments are aligned with the summer solstice sunrise. Stone chippings found in one of the empty sockets at Waun Mawn match the type of rock used for the bluestones of Stonehenge.

That same pit in Wales also holds the imprint of a monolith with a very distinguishable pentagonal cross section, which matches the shape of one of the bluestones at Stonehenge.

The location of Stonehenge and other monument complexes of the Middle to Late Neolithic (c. 3400–2450 BCE) I. de Luis

Most of the bluestones were probably initially arranged on the inside perimeter of the ditch and bank that enclose Stonehenge, Parker Pearson says. They were later moved and rearranged as the site developed through the centuries and 43 of the estimated initial 80 survive at the monument, the archaeologist tells Haaretz. Of the original ring all that remains are the sockets, named Aubrey holes after John Aubrey, a 17th century scholar who first identified them.

By the way, it was in the Aubrey holes that most of the oldest human remains at Stonehenge were found, which has led Parker Pearson to theorize that the site, at least in its earliest incarnation, functioned as a burial ground.

Don&rsquot forget great-grandpa!

The megalithic local sandstones that were raised later, around 2,500 B.C.E., to give Stonehenge the form we are familiar with today could weigh up to 30 tons, but the smaller bluestones were still no joke to move around, especially over long distances. They weighed between one and four tons (something between a compact car and a light truck) and, at a time when the wheel hadn&rsquot reached Britain yet, the migrating population probably transported the stones using wooden sledges pulled by human hands or animals, Parker Pearson says.

&ldquoMoving these stones over such a long distance would have been a huge project, involving masses of people and years&rsquo worth of preparation,&rdquo he notes.

We don&rsquot know what prompted the mass migration from Wales around 3,000 B.C.E., though Parker Pearson theorizes the locals may have been responding to climate change or other environmental pressures, such as a drop in the productivity of their lands.

Stonehole 91 after excavation of the socket left by the standing stone’s removal. A. Stanford

But the fact that these migrants invested so many resources in carrying their monoliths with them instead of just carving out new ones out of local stone (as their descendants would later do on a much grander scale) tells us something about the importance and function of these enigmatic monuments.

&ldquoThese were clearly their most sacred assets, representing their deepest identities,&rdquo Parker Pearson says. The monoliths most likely were raised as a form of ancestor cult, representing the deceased forbears that were called upon to protect the living and their lands, he says. For this reason they could not be left behind but had to be transplanted to the new home of the migrants, the archaeologist theorizes.

This land is mine

a) Waun Mawn: excavation trenches (red) the midsummer solstice sun rose within the entrance formed by stoneholes 9 and 21 b) b) Stonehenge stage 1 Drawn by K. Welham & I. de Luis.

The purpose of Stonehenge, and other monuments like it, has long been debated. It has been variably interpreted as a cultic site, a primitive calendar, and a healing spot whose stones were believed to have curative properties.

It is of course possible that the monument had multiple functions or that these changed in the course of its long history. But it does seem that in recent years the idea of interpreting such sites as places for ancestor worship has been gaining particular traction among scholars.

Circles or enclosures made of stone monoliths are a common feature of many Neolithic cultures throughout the millennia, emerging just as hunter-gatherer societies turned to farming and a sedentary existence. They are found across Britain, continental Europe and the Middle East, perhaps most famously at the 11,500-year-old site of Göbekli Tepe in Turkey. Here too, at what researchers have dubbed the world&rsquos oldest temple, the combination of stone monoliths and burials has been interpreted as a hallmark of ancestor cults.

The basic idea is that with the emergence of agriculture and sedentarism, human ancestral spirits supplanted the animistic pantheons of hunter gatherers. This may have happened, if it did, because ancient farmers called upon the skills and protection of their predecessors for the success of their labors or because they relied on their ancestral connections to lay claim to the lands upon which they toiled.

After all, scholars argue, if modern nations, including Israelis and Palestinians, can invoke the presence of their distant ancestors in a particular region as evidence of their rightful claim to the land, why shouldn&rsquot have Neolithic farmers done the same?

United we stone

Whatever the symbolism behind these ancestor cults, they seem to have been central to the belief systems of everyone from the ancient shamans of Göbekli Tepe to the proto-Druids of Stonehenge. But there is one final, interesting twist to the story about the two linked British stone circles.

It is estimated that the original site at Waun Mawn held a maximum of 50 monoliths, while, as mentioned, the first phase of Stonehenge included some 80 bluestones. This means that the numbers don&rsquot add up and at least some of these stones must have come from elsewhere in the Preseli Hills, perhaps contributed by different tribes that united in the great migration eastward, Parker Pearson suggests.

&ldquoMy guess is that Waun Mawn was not the only stone circle that contributed to Stonehenge,&rdquo he says. &ldquoMaybe there are more in Preseli waiting to be found. Who knows? Someone will be lucky enough to find them.&rdquo

Sheep at Stonehenge ADRIAN DENNIS / AFP


Background and Context

John (the youngest son of Henry II and Eleanor of Aquitaine) was not the first English king to grant concessions to his citizens in the form of a charter, though he was the first one to do so under threat of civil war. Upon taking the throne in 1100, Henry I had issued a Coronation Charter in which he promised to limit taxation and confiscation of church revenues, among other abuses of power. But he went on to ignore these precepts, and the barons lacked the power to enforce them. They later gained more leverage, however, as a result of the English crown’s need to fund the Crusades and pay a ransom for John’s brother and predecessor, Richard I (known as Richard the Lionheart), who was taken prisoner by Emperor Henry VI of Germany during the Third Crusade.

¿Sabías? Today, memorials stand at Runnymede to commemorate the site&aposs connection to freedom, justice and liberty. In addition to the John F. Kennedy Memorial, Britain&aposs tribute to the 36th U.S. president, a rotunda built by the American Bar Association stands as "a tribute to Magna Carta, symbol of freedom under law."

In 1199, when Richard died without leaving an heir, John was forced to contend with a rival for succession in the form of his nephew Arthur (the young son of John’s deceased brother Geoffrey, Duke of Brittany). After a war with King Philip II of France, who supported Arthur, John was able to consolidate power. He immediately angered many former supporters with his cruel treatment of prisoners (including Arthur, who was probably murdered on John’s orders). By 1206, John’s renewed war with France had caused him to lose the duchies of Normandy and Anjou, among other territories.


Early Celtic 'Stonehenge' discovered in Germany's Black Forest

A huge early Celtic calendar construction has been discovered in the royal tomb of Magdalenenberg, nearby Villingen-Schwenningen in Germany's Black Forest. This discovery was made by researchers at the Römisch-Germanisches Zentralmuseum at Mainz in Germany when they evaluated old excavation plans. The order of the burials around the central royal tomb fits exactly with the sky constellations of the Northern hemisphere.

Whereas Stonehenge was oriented towards the sun, the more than 100 meter width burial mound of Magdalenenberg was focused towards the moon. The builders positioned long rows of wooden posts in the burial mound to be able to focus on the Lunar Standstills. These Lunar Standstills happen every 18,6 year and were the 'corner stones' of the Celtic calendar.

The position of the burials at Magdeleneberg represents a constellation pattern which can be seen between Midwinter and Midsummer. With the help of special computer programs, Dr. Allard Mees, researcher at the Römisch-Germanischen Zentralmuseum, could reconstruct the position of the sky constellations in the early Celtic period and following from that those which were visible at Midsummer. This archaeo-astronomic research resulted in a date of Midsummer 618 BC, which makes it the earliest and most complete example of a Celtic calendar focused on the moon.

Julius Caesar reported in his war commentaries about the moon based calendar of the Celtic culture. Following his conquest of Gaul and the destruction of the Gallic culture, these types of calendar were completely forgotten in Europe. With the Romans, a sun based calendar was adopted throughout Europe. The full dimensions of the lost Celtic calendar system have now come to light again in the monumental burial mound of Magdalenenberg.


Source of Stonehenge Bluestone Rocks Identified

Scientists have found the exact source of Stonehenge's smaller bluestones, new research suggests.

The stones' rock composition revealed they come from a nearby outcropping, located about 1.8 miles (3 kilometers) away from the site originally proposed as the source of such rocks nearly a century ago. The discovery of the rock's origin, in turn, could help archaeologists one day unlock the mystery of how the stones got to Stonehenge.

The work "locates the exact sources of the stones, which highlight areas where archaeologists can search for evidence of the human working of the stones," said geologist and study co-author Richard Bevins of the National Museum of Wales. [In Photos: A Walk Through Stonehenge]

Mysterious megaliths

The Wiltshire, England, site harbors evidence of ancient occupation, with traces of pine posts raised about 10,500 years ago. The first megaliths at Stonehenge were erected 5,000 years ago, and long-lost cultures continued to add to the monument for a millennium. The creation consists of massive, 30-ton sarsen stones, as well as smaller bluestones, so named for their hue when wet or cut.

Stonhenge's purpose has long been a mystery, with some arguing it was a symbol of unity, a memorial to a sacred hunting ground or the source of a sound illusion.

But for decades, researchers agreed upon at least a few things. In 1923, geologist Herbert H. Thomas pinpointed the source of one type of the stones, known as dolerite bluestones, to a rocky outcropping known as Carn Meini on high ground in the Preseli Hills of western Wales. He became convinced the other bluestones (made from other types of igneous, or magmatic, rock) came from the nearby location of Carn Alw. That, in turn, lent credence to the theory that Stonehenge's builders transported the stones south, downhill, to the Bristol Channel, then floated them by sea to the site.

Different origins?

But a few years ago, Bevins and his colleagues found that at least some of the bluestones came from a slightly different region of the landscape, at lower elevation, called Craig Rhos y felin. If true, this would have meant builders would have to the stones uphill over the summit of the hills, then back downhill before floating them on rafts to the sea, Bevins said.

Another competing theory argues glaciers carried the bluestones to the general region of Stonehenge during the last Ice Age.

The researchers wondered about the origins of the dolerite bluestones that Thomas had identified, and took a second look at the mineral composition of the rocks. In general, when rock forms from molten magma, some minerals known as incompatible elements remain outside the crystallizing magma in residual magma, whereas others get embedded within the crystallizing magma. Past work identifying the origins of the rocks had used the presence of only a few incompatible elements, Bevins said.

In the new study, the team looked at the minerals, such as chromium, nickel, magnesium oxide and iron oxide, which are part of the crystallizing structures forming in the original magma. The researchers found that at least 55 percent of the dolerite bluestones came from a location, known as Carn Goedog, which is farther north than the location Thomas had proposed in 1923, and about 140 miles (225 km) away from Stonehenge, Bevins said.

That, in turn, made the raft-theory of transportation more unlikely, Bevins told Live Science.

Transportation mystery

The new findings raise more questions than answers about how the rocks could have made it to Stonehenge.

But pinpointing the exact location of the stones' origins could help archaeologists looking for other evidence of ancient human handiwork near the area, which could then shed light on the transportation method, Bevins said.

"For example, if we could determine with confidence that the stones had been worked by humans in Neolithic times, then the ice-transport theory would be refuted," Bevins said.

The findings were published in the February issue of the Journal of Archaeological Science.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Arqueólogos descubren el origen de Stonehenge (Enero 2022).